curar_un_botijo

¿Cómo curar tu botijo?

Sobre el proceso de curación existen multitud de tendencias, creencias y tradiciones aunque lo que sí es comúnmente aceptado es que antes de usar el botijo por primera vez este ha de ser “curado” para que el agua no tenga sabor a barro.
h

Agua para curar nuestro botijo

Antes de utilizar nuestro botijo debemos rellenarlo de agua durante unas horas, por ejemplo durante una noche, y al cabo de este tiempo vaciarlo y ya está listo para beber.

botijo-asa-redonda

Sobre el proceso de curación existen multitud de tendencias, creencias y tradiciones aunque lo que sí es comúnmente aceptado es que antes de usar el botijo por primera vez este ha de ser “curao” para que el agua no tenga sabor a barro.

Antes de utilizarlo y dadas las características del barro blanco de La Rambla con el que se fabrican artesanalmente nuestros botijos, recomendamos llenar el botijo de agua y dejarlo reposar durante unas horas para que éste “sude” y que las posibles partículas de polvo de la arcilla que puedan quedar salgan del interior del botijo.

Pasadas estas horas vaciamos el botijo y lo volvemos a llenar, así no tendrá ningún sabor, ¡ya tenemos nuestro botijo curado!

botijo-plato

Dadas las característica del barro blanco de la Rambla y el método de cocción y producción de nuestros botijos con esto es suficiente para tenerlo “curao” y listo para beber, no ocurriendo lo mismo con otros tipos de botijos hechos con distintos tipos de barro como el barro rojo de Salvatierra que tendría otro proceso de curación.

Desde Botijo Online también os recomendamos que si queréis que tome un poco de sabor le echéis un chorreón de anís o whisky, pero esto ya queda a vuestra elección, sin ser necesario para la curación del botijo.

A continuación os detallamos el proceso para poder curar vuestros botijos de manera rápida y efectiva. Es un proceso sencillo que cualquier persona puede realizar.

El proceso de curación

1. Rellena el botijo de agua.
2. Espera unas horas (por ejemplo una noche) con el botijo relleno de agua.

3. Pasadas estas horas, vacíalo.
4. Volver a rellenar el botijo de agua
5. Probar el agua y si está buena… ¡ya está curado!

Cuanto más se usa el botijo, más buena es el agua por lo que es recomendable usarlo de forma permanente y no por temporadas.

Tras la curación llena el botijo con agua, cubre la boca del botijo con un corcho o con un pedazo de tela (estos accesorios puedes encontrarlos en nuestros complementos) sujetado a la boca del botijo con una goma elástica.

Si lo deseas puedes sacar el botijo y dejarlo a la intemperie, en un sitio con sombra, refrescará aún más por la corriente de aire.

Te recomendamos poner un plato en el culo del botijo, porque los botijos lloran si tienen calor.

Consigue tu botijo

Consigue ahora mismo tu tradicional botijo hecho a mano y disfruta este verano de agua fresca todo el día

COMPRAR AHORA